EUROPA PRESS

21 marzo 2021

 

Cuanto más en forma estés, mejor quemarás la grasa

 

Las mujeres que están en forma y gozan de buena salud tienden a quemar más grasa cuando hacen ejercicio que los hombres, según una nueva investigación de un equipo de nutricionistas deportivos que comprende dos nuevos estudios de académicos dirigidos por el Centro de Nutrición, Ejercicio y Metabolismo de la Universidad de Bath (Reino Unido).

 

El trabajo, publicado en la revista científica 'International Journal of Sport Nutrition and Exercise Metabolism', analizó los factores que más influyen en la capacidad de los individuos para quemar grasa corporal cuando practican deportes de resistencia.

 

La forma en que el cuerpo quema la grasa es importante para todos nosotros para una buena salud metabólica, la sensibilidad a la insulina y para reducir el riesgo de desarrollar diabetes de tipo II. Pero en las competiciones de deportes de resistencia, como el atletismo o el ciclismo, la forma en que el cuerpo quema la grasa puede marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso.

 

Investigaciones anteriores del mismo equipo han evidenciado que, en el caso de los atletas de resistencia que compiten en pruebas de distancia, las reservas de carbohidratos del cuerpo se agotan rápidamente al hacer ejercicio. Esto significa que la capacidad de los atletas de recurrir a sus reservas de grasa para abastecerse de combustible resulta esencial para su rendimiento.

 

En el primer estudio participaron 73 adultos sanos de entre 19 y 63 años (41 hombres y 32 mujeres). En él se comprobaron los factores biológicos y de estilo de vida para la quema óptima de grasas, pidiendo a los participantes que participaran en una prueba de aptitud física en bicicleta y midiendo indicadores clave. Los resultados revelaron que las mujeres y las personas con mejor estado físico, en todos los rangos de edad, quemaban grasa de forma más eficiente al hacer ejercicio.

 

El segundo artículo, publicado en la revista 'Experimental Physiology', fue un paso más allá y exploró los factores moleculares de los músculos y el tejido adiposo que determinan cómo se queman las grasas. En este experimento, los investigadores tomaron biopsias de grasa y músculo de los participantes para analizar cómo las diferencias en las proteínas del tejido graso y muscular podrían afectar a su capacidad de quemar grasa.

 

Se descubrió que las proteínas del músculo que intervienen en la descomposición de la grasa almacenada en ácidos grasos más pequeños y las proteínas que intervienen en el transporte de esos ácidos grasos a las mitocondrias del músculo (el centro neurálgico de las células) se correlacionaban sistemáticamente con una mayor capacidad de quemar grasa. Sin embargo, los factores moleculares estudiados no explican por qué las mujeres queman más grasa que los hombres.

 

"Nuestro estudio descubrió que las mujeres suelen depender más de la grasa como fuente de combustible durante el ejercicio que los hombres. Comprender los mecanismos que subyacen a estas diferencias de sexo en el uso del combustible puede ayudar a explicar por qué ser mujer parece conferir una ventaja metabólica en cuanto a la sensibilidad a la insulina, un importante marcador de la salud metabólica", explica el autor principal de estos trabajos, Ollie Chrzanowski-Smith.

 

Los investigadores señalan que la capacidad de quemar grasa como combustible parece proteger contra el futuro aumento de peso, asegurando un buen control del mismo. Sin embargo, advierten de que la capacidad del cuerpo para quemar grasa no debe equipararse a la capacidad de perder peso. La pérdida de peso se produce principalmente por un déficit energético (es decir, consumiendo menos calorías de las que gastamos). Para la pérdida de peso, en particular cuando los individuos pueden tener sobrepeso, destacan la importancia de la dieta y el ejercicio.