EUROPA PRESS

15 marzo 2021

 

Más de la mitad de los trabajadores españoles tiene sobrepeso u obesidad

 

Más de la mitad de los trabajadores españoles tiene sobrepreso u obesidad, según advierte el presidente de la Asociación Española de Especialistas en Medicina del Trabajo (AEEMT), Luis Reinoso-Barbero.

 

"En la más básica revisión de salud laboral, que todas las empresas están obligadas a ofrecer a sus empleados, se realiza la toma de variables básicas como peso, talla y cálculo del índice de masa corporal (IMC). Por tanto, nuestro papel es clave para la prevención, diagnóstico y manejo de la pandemia de la obesidad", ha señalado durante la jornada 'El abordaje de la obesidad y sus riesgos en la empresa, ¿un reto a tratar?', organizada por la AEEMT con la colaboración de Novo Nordisk.

 

Al respecto, el doctor Juan Carlos Rueda, miembro de la junta directiva de la AEEMT y responsable del servicio médico de Sabic Murcia, ha puesto de relieve que, "la obesidad es el principal factor de riesgo no laboral evitable en los trabajadores".

 

"Desde la medicina del trabajo llegamos a más de 19 millones de trabajadores activos. Tenemos en nuestras manos a muchísima población para actuar e influir en mejorar la salud de cada uno de ellos y de sus familias. Así que es fundamental que formemos parte activa de las estrategias encaminadas a la prevención, diagnóstico y tratamiento de la obesidad", ha argumentado.

 

La doctora Irene Bretón, presidenta de la Fundación de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), ha advertido de que "las personas que padecen obesidad tienen más riesgos de padecer enfermedades cardiovasculares, trastornos articulares o alteraciones metabólicas (diabetes, hipertensión), entre otras complicaciones".

 

"Y pasamos muchas horas en el trabajo, lo que hace que éste sea un lugar muy propicio para establecer estrategias que mejoren el estilo de vida. Además, es un entorno en el que suele ser más fácil motivar a las personas para hacer estos cambios", ha añadido.

 

Asimismo, la obesidad repercute de forma negativa sobre el envejecimiento y viceversa. "Sus efectos se solapan y se agravan sus consecuencias, favoreciéndose un estado inflamatorio molecular y celular. Detener este tipo de cadenas inflamatorias en su origen, combatiendo la obesidad y promocionando un envejecimiento saludable, para detener la aparición de enfermedades secundarias, ha de ser el objetivo de nuestras intervenciones en la salud de los empleados", ha explicado el doctor Rueda.

 

Por eso, la doctora Bretón ha incidido en los beneficios de la pérdida de peso: "Si la obesidad se trata puede, por ejemplo, revertir la diabetes o la apnea del sueño. Por tanto, no solo se va a mejorar la movilidad, hay muchos más efectos beneficiosos sobre la salud de quien la padece. Pero hay que ser conscientes que se requiere ayuda y esfuerzo".