EUROPA PRESS

4 octubre 2018

 

5 señales que indican que tu alopecia no es cosa del otoño y consejos para solucionarla

 

Perder algunos cabellos a diario no es motivo de alarma, y menos durante el otoño, época del año en la que el pelo se renueva. Este fenómeno recibe el nombre de efluvio telógeno o defluvio estacional, una caída limitada en el tiempo que no deriva en calvicie.

 

El efluvio telógeno agudo es más característico en mujeres que en hombres porque en el hombre es más continua a lo largo del año, explica el catedrático de Dermatología de la Facultad de Medicina de Sevilla, el doctor Julián Conejo Mir.

 

La Asociación Española de Dermatología y Venereología (AEDV), que insiste en que la caída de pelo en otoño no es pérdida, es renovación, añade que, de cada 100 pelos que tenemos, siempre hay un 12 o 15 por ciento en fase de recambio, de manera que se tarda alrededor de cuatro años en renovar completamente la cabellera.

 

El problema se daría si, pasados entre tres y seis meses, ese cabello perdido no se recuperara y se siguiera perdiendo. "Si apreciamos que esto ocurre entonces debemos ponernos en manos de un especialista, ya que podría tratarse de una alopecia androgenética o de alguna otra patología, bien capilar o bien relacionada con la salud de nuestro organismo", ha indicado el director del Instituto de Dermatología Integral, el doctor Miguel Sánchez Viera. Estas son las señales de alarma.

 

·         Notar una pérdida considerable de cabello, superior diariamente a unos 100 pelos. Lo mejor es observar la almohada al levantarnos. Puede que sea el mejor testigo.

 

·         Se pierde densidad capilar.

 

·         El cuero cabelludo comienza a clarear, ya sea en la coronilla, en la zona de la frente, lo que se conoce como entradas, o en la parte superior de la cabeza, las más habituales.

 

·         Se siente sensibilidad, dolor, picor o alguna otra molestia en el cuero cabelludo, señal de que podemos estar padeciendo alguna patología, como la dermatitis.

 

·         El cabello está más grasiento o comenzamos a tener caspa, dos problemas que inducen la caída del cabello.

 

No obstante, hay diversos tratamientos preventivos para la caída capilar, sobre todo cuando el problema se debe a una patología, y no está producido por enfermedades tiroideas, tumores, anemia, trastornos autoinmunitarios o estrés, entre otras.

 

La causa más común de esta caída en ambos sexos es la alopecia androgenética, que aunque suele ser hereditaria, también tiene su causa en un incremento de la acción de las hormonas masculinas o andrógenos. "Por ello, en las mujeres sucede más con la llegada de la menopausia o en el caso de sufrir alteraciones hormonales, como las derivadas del ovario poliquístico", ha explicado el doctor Sánchez Viera.

 

"En dermatología capilar cada vez tenemos técnicas más avanzadas que nos permiten ser muy optimistas a la hora de realizar un diagnóstico precoz y prescribir tratamientos para combatir los problemas de alopecia de una forma más efectiva", ha señalado el experto.

 

Diagnóstico y tratamientos

El primer paso del especialista será realizar un estudio tricológico, un análisis microscópico de la raíz y cuero cabelludo, una analítica y una historia clínica pormenorizada para averiguar las causas exactas que originan la caída del cabello, para después aplicar el tratamiento más adecuado.

 

La mesoterapia capilar, tratamiento a base de microinyecciones que contienen una combinación específica de fármacos y otras sustancias en el cuero cabelludo, es uno de los tratamientos de los que una persona con el problema puede beneficiarse.

 

"También podemos optar por el plasma rico en plaquetas, una solución compuesta por un alto concentrado de plaquetas que se obtiene con la centrifugación de la sangre del paciente. Este plasma, en muchas ocasiones, puede ser de ayuda en la recuperación capilar", ha asegurado el experto.

 

Cuando la pérdida de cabello es importante o las técnicas de estimulación capilar no han resultado suficientes, es posible realizar técnicas microquirúrgicas que posibilitan la recuperación del cabello en pacientes que sufren alopecia en zonas localizadas.

 

"En la actualidad, el implante capilar más realizado es el denominado FUE o 'Follicular Unit Extraction', es el más avanzado, totalmente seguro y con el que se obtienen los resultados más naturales", ha afirmado el dermatólogo.

 

Este tipo de implante, que se realiza bajo anestesia local, consiste en obtener una unidad folicular individual directamente del cuero cabelludo. El que lo realice obtendrá cabellos sanos de la zona de la nuca con micropunchs, unos instrumentos cilíndricos para extraer una unidad folicular, para posteriormente reimplantarlos en la zona con baja densidad capilar.

 

"El paciente regresa a su casa en el mismo día por su propio pie y puede reincorporarse a sus rutinas en 4-5 días, pudiendo hacer deporte a las 2 semanas", ha concluido el doctor Sánchez Viera.