PUNTEX MEDICO

Abril 2009

 

El plan de crecimiento es una guía indispensable para el éxito

Patricia A. Abdón

 

La realidad muestra que la mayoría de los negocios opera en un medio que continuamente está sufriendo cambios, que favorecen o entorpecen su desarrollo. Los conocimientos y habilidades administrativas y comerciales son decisivos para el éxito o fracaso, para la supervivencia y crecimiento de la empresa.

 

Un plan de crecimiento tiene los siguientes objetivos:

 

·    Mejorar los resultados de la empresa en cuanto a ventas y presencia en el mercado.

·    Planificar el crecimiento de la empresa en un horizonte de 3 a 5 años.

·    Determinar oportunidades de negocio y mercados de interés.

·    Describir del mercado, existente o por crear.

·    Obtener una ventaja competitiva sostenible en el tiempo y defendible frente a la competencia.

·    Definir objetivos de crecimientos corporativos, departamentales e individuales.

·    Analizar las desviaciones frente a los objetivos y actuar consecuentemente.

·    Ser un instrumento de comunicación interna y externa incrementando la motivación de los integrantes de la empresa.

·    Brindar a los directivos la información necesaria en cada omento para la correcta toma de decisiones y conseguir  crecimiento deseado.

 

Un plan de crecimiento es una herramienta que ayuda a seguir el desarrollo empresarial de manera planificada y controlada. La creciente preocupación de la población por la salud, por el cuidado personal y estético y la oportunidad de conseguir precios más accesibles, permiten el acceso a los tratamientos de estética a un mayor número de personas, lo que contribuye a potenciar esta actividad.

 

El mercado de la esteticista es rentable, ya que han surgido nuevas necesidades sociales: mejorar la apariencia, obtener placer, relajación, bienestar interno y externo.

 

Por lo cual, es importante tomar una posición para el salón de belleza a tres o cinco años de vista y establecer un plan de acción para seguir presente en el mercado. Con el tiempo, los pequeños salones de belleza tradicionales tendrán dificultades para mantenerse en este mercado, sino ponen en práctica una estrategia de crecimiento. En un contexto en el que el gasto por persona en productos y servicios relacionados con la estética crece continuamente debemos planificar a futuro.

 

Algunas variables fundamentales que deben ser tenidas en cuenta en el desarrollo del plan de crecimiento

 

Incorporación de nuevas tendencias: El sector de estética y belleza sufre una evolución constante, los tratamientos cambian y mejoran, la aparatología se moderniza, se incorporan nuevas técnicas para mejorar nuestro aspecto y salud, todo ello hace que su empresa deba estar en constante desarrollo para poder ofrecer a los clientes la últimas novedades en tratamientos, servicios y productos. Por ello, es fundamental informarse y formarse continuamente en nuevas técnicas que respondan a la demanda de la clientela cada vez más exigente. Hoy el mercado posee gustos muy variados, es por ello que resulta sumamente importante identificar el perfil del mercado que vamos a atender y que tipo de servicios son los más solicitados por ellos. Se sugiere armar la oferta de servicios con los más demandados, e incorporar a lo largo del tiempo nuevas propuestas novedosas que capten la atención de los clientes y que vayan de la mano de las nuevas tendencias.

 

Impulsar la venta de productos: Apoyo o asistencia domiciliaria, la indicación y venta de productos genera un plus de ingreso adicional importante para el negocio y constituye un recurso eficaz de fidelización de la clientela.

 

Implementar servicios complementarios: Los tratamientos y los productos se diversifican por lo cual resulta indispensable brindar un servicio más completo, que abarque: tratamientos en conjunto con dietistas, dermatólogos, complementos alimenticios, etcétera.

 

Generar estrategias de fidelización: Hoy tenemos la necesidad de mantenernos siempre en "contacto" con los que en los tiempos actuales ya no son fieles, es necesario tener una estrategia de conservación y de defensa de n negocio contra todo intento de competencia cercana.

 

Desarrollar un plan de expansión: En el caso que sea un objetivo de la empresa, es indispensable prever en el tiempo la posible apertura de nuevas sucursales. Esto permitiré ampliar el alcance de los servicios a potenciales clientes que por razones de distancia geográficas no asisten a sus instalaciones.

           

Retener  y capturar a los clientes: Cada vez hay más competidores, por lo cual resulta difícil captar nuevos clientes. Esto nos obliga, primero a cuidar a los clientes actuales del negocio y en un segundo lugar buscar nuevos clientes que posibiliten el crecimiento comercial. Por ejemplo, un mercado a abordar es el de las empresas que desean dar a sus empleados una buena calidad de trabajo y les proporcionan sesiones de relajación y de masajes sentados, e incluso espacios para descansar. Otro segmento es el de clientas cada vez más jóvenes, ya sean ejecutivas o trabajadoras. Mientras que otro segmento puede ser el mercado masculino que cada vez esta teniendo mayor protagonismo en el consumo de la estética. Es primordial estar atentos ante el surgimiento de potenciales nuevos mercados para ampliar la clientela y efectuar acciones comunicacionales correctamente diseñadas para captarlos.